Xerodiccionario

Blog DesertCity

Video
Volver a entradas de blog

Despertando del reposo invernal. Trasplante y nutrición.

Reactivando nuestras plantas.

Por fin los meses de invierno quedaron atrás y gran parte de nuestras plantas comienza a presentar claros signos de crecimiento, pero…¿Cómo saber si están despertando ya?

Cambio de coloración. Muchas especies adquieren durante el parón invernal unos bonitos tonos rojizos o amarronados, cuando vuelven a activarse comienzan a reverdecer.

Imagen 1: Ferocactus stainesii en parón vegetativo (imag. izq.) y activándose (imag. dcha.).

También podemos saber si están despertando cuando comenzamos a observar la formación de yemas florales. Muchas especies de los géneros Aloe, Crassula, Mammillaria, Echinofossulocactus, Pelecyphora, Turbinicarpus, Thelocactus,…  Son precoces y comienzan a formar capullos en cuanto sube un poco la temperatura.

Imagen 2: Mammillaria longiflora.

 Y ahora…¿Qué debemos hacer?

En términos generales, habremos suprimido los riegos desde el mes de noviembre consiguiendo que aumente la concentración de sales disueltas en los tejidos de nuestras plantas, disminuyendo de esta forma su punto de congelación. La duda surge cuando nos disponemos a regar por estas fechas. ¿Riego los cactus? ¿Aprovecho para fertilizarles? ¿Y si viene una helada tardía?

Lo primero que debemos consultar es la predicción meteorológica para los próximos días, sabiendo que nos interesa encontrarnos con tiempo anticiclónico y libre de heladas. Es una buena manera de asegurarnos de que el sustrato no permanecerá húmedo durante mucho tiempo (evitando así la posible aparición de hongos) y de que nuestra planta tendrá suficiente temperatura para aprovechar el agua disponible.

Lo más cauto es comenzar regando las especies más rústicas y observar su evolución para , en caso de haber resultado positivo el riego continuar posteriormente por las de raíz napiforme y las de climas más cálidos. Para plantas en maceta, si realizamos el riego por inmersión cubriendo sólo unos pocos centímetros desde abajo, conseguiremos que el cuello de raíz de nuestra planta no se humedezca, como precaución frente a posibles pudriciones. Para el caso concreto de las plantas con engrosamientos leñosos en su base, es conveniente esperar a la formación de brotes a partir de sus reservas.

Durante las siguientes semanas, prestaremos atención a la evolución de las plantas regadas, y en el caso de que alguna no llegue a hincharse en el plazo de un mes, deberemos examinar las raíces, ya que es posible que presente cochinilla de raíz.

Imagen 3: Evolución de Aloe castilloniae después del riego.

En caso de plantas suculentas plantadas en suelo, habitualmente no es necesario regar hasta el mes de mayo, debido a las lluvias, baja evaporación, y rocío. Una vez establecidas (aproximadamente dos años tras el trasplante) no es necesario regar en ningún momento, aunque sí es conveniente.

Es posible que al retirar las protecciones de poliespán y manta térmica, encontremos unas pequeñas manchas rojizas. Se trata de un ataque fúngico (roya) que se ha de tratar con fungicidas sistémicos (i.e. difenoconazol).

También es posible que después de retirar la protección, la epidermis se torne verde-amarillenta hasta que se acostumbre a la nueva intensidad lumínica.

Imagen 4:  Echinopsis taquimbalensis plantado en suelo.

 

Y la nutrición, ¿Cúando y cómo debemos “alimentar” a nuestras xerofíticas?

Con temperaturas bajas, disminuye la movilidad por la planta de ciertos nutrientes como el fósforo, o la absorción de otros como nitrógeno o magnesio, así que es habitual observar plantas enrojecidas o amarillentas en esta época porque, incluso aunque dichos nutrientes estén presentes en los tejidos y/o el sustrato, no pueden traslocarse a los tejidos nuevos. Aparentemente, la planta presenta carencias nutricionales, pero se deben a la baja temperatura y son pasajeras; así que una fertilización temprana es inútil, o incluso perjudicial.

Es recomendable la adición de nutrientes cuando veamos que se ha iniciado el crecimiento de la planta.

Imagen 5: Desert CHOICE® Cactáceas

Para grandes colecciones o plantas ya en tierra, es recomendable Desert CHOICE® Guano o Desert COTE® , ambos aplicados en cobertera.

Imagen 6: Desert CHOICE® Guano o Desert COTE®

Si bien entrada la primavera observamos que algunas plantas no se hinchan y comienzan su crecimiento, puede ser necesario un trasplante porque esté agotado el sustrato. Puede tratarse también de cochinilla de raíz.

Si observamos cochinilla algodonosa, debemos hacer una buena limpieza de raíces y aplicar algún plaguicida. Después dejaremos la planta a raíz desnuda una semana.

Una vez iniciado el crecimiento, podemos trasplantar los ejemplares que lo necesiten. Las plantas suculentas, las palmeras, y las yucas, deben trasplantarse en periodo vegetativo, al contrario de lo que ocurre con las plantas “tradicionales”. Durante el reposo, un trasplante puede favorecer una pudrición en el cuello de raíz.

El sustrato debe ser poroso y secar lo suficientemente rápido para prevenir la aparición de hongos en las raíces. Es importante que contenga perlita, arena, … para evitar una compactación excesiva.

Imagen 7: Desert SOIL® Cactáceas.

Para grandes cactus es aconsejable mezclar pequeñas piedras; de esta forma ganan estabilidad.

Para plantas en contenedor, es conveniente la siguiente estructura:

En la parte inferior, arlita; una arcilla expandida que facilita el drenaje y es muy poco densa

En la parte intermedia, Desert soil®; sustrato formado por turbas, picón volcánico, perlita y arena de sílice

En la parte superior, árido; para airear el cuello de raíz y reducir la evaporación y la aparición de malas hierbas.

Es importante añadir a la mezcla Desert BIN® micorrizas y/o Desert BIN® PLUS (bacterias promotoras del crecimiento vegetal) para favorecer la absorción de nutrientes y la salud general de las plantas.

En el caso de los cactus, no se debe regar tras el trasplante  (riego de asiento), debido a que a menudo se rompen raíces y estas heridas recientes pueden ser foco de entrada para los hongos. Compactaremos la tierra pisando o apretando don los dedos alrededor de la planta.

Para trasplantar un cactus de pequeñas dimensiones, es suficiente un guante de cuero. Sin embargo, si es de ciertas dimensiones, es necesario el uso de cartón o gomaespuma para manipularlo con seguridad.

Con estos consejos seguro que vuestras plantas despertarán saludablemente para pasar una florida y colorida primavera.

 

 

José María Cano Cajigas

Ingeniero Forestal y Responsable de Producción en Desert City

 

 

Otros datos de interés

  • Fecha:08 de abril de 2019
  • Organizador:Desert City
  • Ponentes:José María Cano
Volver a entradas del blog

Las cookies nos permiten ofrecer un mejor servicio. Al usar este sitio, aceptas el uso de cookies.

plantas xerofíticas

Dícese de las plantas adaptadas a condiciones de aridez, que han desarrollado adaptaciones para absorber, retener o impedir la pérdida de agua.