Xerodiccionario

Blog DesertCity

Video
Volver a entradas de blog

Xeropaisajismo®, labores de otoño

XEROPAISAJE EN INVIERNO

Con la llegada del frío, nuestros jardines comienzan a mostrar una serie de cambios que se hacen patentes en cuestión de días. Esto es así debido a las condiciones climáticas en nuestra región: nos encontramos con una estacionalidad marcada, con temperaturas elevadas en verano superando en ocasiones los 36ºC de máxima, y dependiendo de la zona en la que nos encontremos, heladas que pueden variar entre los -3 y -12ºC de temperatura mínima (produciéndose unas 15 heladas nocturnas en Madrid Centro, y hasta 50 en los alrededores). Las temperaturas medias más bajas del año se producen en enero, cuando está alrededor de 5ºC

Esta oscilación térmica, unida a la relativa escasez de precipitaciones (repartido el grueso de ellas desde octubre hasta abril-mayo) es la que hace que estemos etiquetados según la clasificación de Köppen-Geiger como clima mediterráneo (Csa).

Imagen 1: Mapa de clasificación climática de Köppen-Geiger en el periodo 1981-2010. Recuperado de www.eltiempo.com

Imagen 2: Tabla de criterios climáticos de Köppen-Geiger. Recuperado de www.eltiempo.com

Bien, centrémonos en la situación actual: las temperaturas caen en picado (en cuestión de días), las horas de luz disminuyen y comienzan las primeras heladas. ¿Qué pasa con la vegetación, en qué consisten esos cambios que dijimos más arriba? Las plantas entran en reposo.

Dependiendo de la especie, la entrada en reposo (también llamada dormancia) se hace visible en mayor o menor medida. Las plantas de hoja caduca comienzan a degradar la clorofila y los verdes pasan a ser rojos, amarillos, naranjas…En Xeropaisajismo tenemos ejemplos bien visibles, como el caso del árbol de Júpiter (Lagerstroemia indica) y su espectacular otoñada naranja-rojo o el granado (Punica granatum), en tonos dorados.

Imagen 3: Otoñada de Punica granatum en el jardín de Desert City.

Merece la pena comentar la existencia de especies cuyo máximo valor estético está precisamente en estos meses, como puede ser el caso del cornejo (Cornus sp). Es un género de arbustos caducifolios que, aparte de ofrecer los típicos colores de otoño antes de perder la hoja, su “punto fuerte” está en sus ramas desnudas, las cuales según la especie o la variedad pueden ser desde rojo escarlata y naranja brillante (C. sanguinea) hasta amarillo vibrante (C.flaviramea).

Ojo, este color solo es típico en las ramas del primer año. Al año siguiente, estas ramas comienzan a generar corteza y los tonos se apagan o desaparecen. Por este motivo, para sacar todo el partido estético a estos arbustos lo que se hace es cortarlos a ras de suelo cada año, como si de una planta vivaz se tratase. La poda se realiza justo antes de la nueva brotación primaveral y así podremos disfrutar del colorido de sus ramas durante todo el invierno.

Un tipo interesante de vivaces auténticas que lucen bien en invierno es el de las gramíneas (Pennisetum, Miscanthus, Stipa, Phragmites…). Florecen normalmente a finales de verano y con la llegada del frío muere toda su parte aérea, manteniéndose sus yemas latentes a ras de suelo hasta la primavera.

Tradicionalmente tenemos la costumbre de cortar todo lo seco con la llegada del frío, pero en este caso se aconseja no hacerlo hasta la llegada de la nueva brotación primaveral: aunque la planta haya secado toda su parte aérea, ésta se mantiene visualmente intacta a excepción del cambio de verde a dorado pajizo, manteniéndose así todo el invierno. Después sí es aconsejable cortar con la llegada del nuevo crecimiento en primavera, si no queremos que la hoja vieja y seca se mezcle con la nueva.

Y ya que estamos con la coloración, entramos en un tema muy “xero”: los cambios de color de nuestros cactus y suculentas. Estas coloraciones se producen en momentos de estrés de estas plantas: falta de agua, insolación excesiva…y temperaturas bajas. Estas condiciones favorecen la producción de antocianinas y carotenoides, que son los responsables de los naranjas, amarillos, rojos y púrpuras. En condiciones de “bonanza”, con mayor frecuencia de riego o intensidades lumínicas más moderadas, esos pigmentos van atenuándose hasta prácticamente desaparecer y toma la hegemonía el verde.

Imagen 4: Cambio de coloración de Ferocactus stainesii en estado de reposo (izq.) y en periodo vegetativo (dcha.)

Pero aparte de los cambios de coloración, las plantas tienen otros sistemas para hacer frente al frío: igual que se echa sal en las carreteras para bajar la temperatura de congelación del agua, las plantas elevan su concentración de solutos en sus células para evitar la formación de cristales de hielo en ellas y la consecuente producción de daños. ¿Y cómo elevar la concentración de sales? Sencillo: perdiendo agua. A menor concentración de agua, proporcionalmente la concentración de solutos es mayor. Y por esa razón con el frío muchas plantas, aunque no se hayan helado, presentan un aspecto mustio. Es bastante notable este caso en muchas especies del género Opuntia.

No olvidemos que en nuestros jardines, patios, balcones y terrazas tenemos muchas especies que no proceden de nuestra región y que, aun habiendo elegido correctamente, no todas tienen el mismo umbral de tolerancia al estrés. Es momento de proteger a las más sensibles: mantas térmicas, colocación bajo techado, protección de los ápices (los extremos de los tallos, siempre la parte más joven y por lo tanto, la más sensible a las agresiones), protección en invernadero y/o reducción o supresión de riegos.

Imagen 5: Colocación de manta térmica con refuerzo de poliespan en el ápice de Ferocactus, progiéndolos así de las heladas en el jardín de Desert City.

Con éstos sencillos trucos nos aseguraremos que cuando llegue la primavera nuestras plantas xerofíticas puedan salir de su letargo sin darnos ningún pequeño susto.

 

Andrea Herrero

Ingeniera agrónoma y paisajista.

Xeropaisajista en Desert City.

Iván Pastor

Biólogo y paisajista.

Xeropaisajista en Desert City.

 

Otros datos de interés

  • Fecha:20 de November de 2019
  • Organizador:Desert City
  • Ponentes:Iván Pastor Antón, Andrea Herrero
Volver a entradas del blog

Las cookies nos permiten ofrecer un mejor servicio. Al usar este sitio, aceptas el uso de cookies.

Lagerstroemia indica
Lagerstroemia indica

Cultivo: Es una planta de fácil cultivo con un tronco muy atractivo y unas inflorescencias muy numerosas que aparecen a mediados de verano.

Riego: Una vez que se ha establecido es bastante rústica aunque agradece los riegos

Exposición: Pleno sol

Temperatura: Es un árbol que resiste bien las heladas

Lagerstroemia indica

Punica granatum
Punica granatum

Perteneciente a la familia Punicaceae está ampliamente extendido desde los Balcanes hasta el Himalaya y su fruta se lleva consumiendo desde hace miles de años.

Cultivo: Es una planta de fácil cultivo que florece a mediados de verano, es apta para su uso en Xeropaisajismo  destaca en otoño por el color rojizo de las hojas y por sus frutos y en verano por sus flores

Riego: Aunque soporta muy bien la sequía, si queremos buenas frutas necesita mucha agua y abono.

Exposición: Pleno sol

Temperatura: Es un árbol que resiste bien las heladas, aunque para un cultivo de producción es mejor un clima cálido.

Punica granatum 01

 

ápice

Extremo de un órgano situado en el punto opuesto de donde se origina.

plantas xerofíticas

Dícese de las plantas adaptadas a condiciones de aridez, que han desarrollado adaptaciones para absorber, retener o impedir la pérdida de agua.