CACTUS: PRECIO vs. VALOR.

EL SUSTRATO SOÑADO POR TUS CACTUS, ¿MINERAL u ORGÁNICO? 2ª Parte
julio 23, 2020
21 XEROFÍTICAS QUE ADEMÁS PURIFICAN EL AIRE.
noviembre 11, 2020

CACTUS: PRECIO vs. VALOR.

 

SEIS ASPECTOS que INFLUYEN EN EL PRECIO de LOS CACTUS Y SUCULENTAS en ESPAÑA.




Recuerdo hace 33 años cuando para celebrar mi magnífico examen de fisiología vegetal, me compré el primer cactus de mi colección. Probablemente no me costaría mas de 5 pesetas.

Sólo sabía de ellos acerca de un aspecto del que me había examinado: su especial manera de hacer la fotosíntesis. Desconociéndolo todo acerca de su cultivo, en una era pre-internet donde la única fuente de información se encontraba en las bibliotecas. Allí rastreé muchos libros, la mayoría en ingles, y fue donde aprendí los primeros conocimientos del fascinante mundo de la familia botánica de los cactus.

Muchos años después habiendo atesorado una gran colección, te das cuenta de que la globalización del comercio y el acceso a la información por medios digitales, lo ha cambiado todo. Además, parece como si por fin estas plantas han pasado de ser exclusivas de “frikis” coleccionistas, para engalanar con sus formas trasgresoras el interior de hogares y oficinas con los ejemplares mas bellos y exclusivos que se encuentran actualmente en el mercado.

En la sociedad actual, donde buscamos “hacer menos y obtener más”, los cactus y otras plantas xerofíticas se convierten en aliados perfectos porque son especies fáciles de cuidar y de escaso mantenimiento. Y de repente se encuentran cactus no solo en los viveros y centros de jardinería, si no en mercadillos y en la salida de cajas de grandes superficies.

Quiero compartir con vosotros las razones por las que encontrareis en el mercado una gran disparidad de precios en la oferta que rodea a los cactus y otras plantas suculentas tan de actualidad en el presente.


1. Rareza y disponibilidad.



La familia botánica completa de las cactáceas al completo esta incluida en el Apéndice II del Convenio Internacional de comercio de especies de fauna y flora amenazadas (CITES). Existiendo una 130 especies de cactus que están incluidas en el apéndice I de CITES.
Cuando una planta se encuentra en el apéndice I, significa que se encuentra en peligro de extinción y que su comercio desde las zonas de origen está totalmente prohibido a no ser con fines científicos. El Apéndice II incluye plantas que no se encuentran necesariamente en peligro de extinción, pero cuyo comercio es controlado para evitar una utilización incompatible con su supervivencia.

El Convenio de Comercio CITES autoriza a la propagación artificial de estas especies a través de productores locales en sus lugares de origen a quienes se les autoriza a recolectar semillas o material vegetal. La legislación es muy rigurosa y estricta para las especies en peligro de extinción. Y luego existen los viveros productores distribuidos por todo el mundo que autoriza CITES localmente e individualmente para realizar la producción de plantas del Apéndice I, que deben de abastecerse de semillas de los productores CITES también autorizados.
Los productores con registros autorizados de CITES, Apéndice I no llegan a 10 en toda la Unión Europea. Solo existe en este momento un vivero con acreditación CITES I en España, que es CACTUS AGROIDEAS en la Región de Murcia.


Cualquier especie de cactus que sea CITES I que se comercialice en Centros de jardinería, viveros comercializadores o floristería y tiendas ONLINE debe de acreditar en etiqueta identificativa que procede de este vivero o cualquiera de los otros que tenemos en Alemania, Italia, Republica Checa, etc.
La ley en España es muy estricta y el Código Penal Español en su articulo 334.1, donde castiga con penas desde SEIS meses a DOS años de prisión por COMERCIO o TENENCIA de especies protegidas.

 
Ariocarpus
 
También existen otros cactus como algunas especies del género Copiacoa, como por ejemplo Copiacoa cinérea var. columna-alba, que, aunque se encuentra en el apéndice II de CITES, es tan rara y de crecimiento tan lento, que existe comercio ilegal de plantas extraídas de su hábitat en el desierto litoral de Atacama en Chile, llegando a obtener alguna planta de más de 100 años precios de hasta 5.000€.

También en el mercado de las rarezas se incluyen todas las especies de reciente descubrimiento. Por ejemplo, en julio de 2018 fueron descubiertas dos especies del género Mammillaria en la Reserva de Sierra Gorda en México a unos 2.000 m de altitud: Mammillaria rzedowskiana y Mammillaria occulta.
Los primeros ejemplares que lleguen al mercado obtenidos por propagación artificial, seguro que alcanzaran precios elevados debido a su exclusividad y escasa oferta.

Así, aunque se estima que existen más de 2.000 especies descritas en la familia botánica de las cactáceas, distribuidas en 130 ó 160 géneros según la clasificación de un autor u otro, no todas están disponibles para los viveros locales en España. El comercio en webs de venta on line permite a los grandes coleccionistas acceder a plantas más raras que no se encuentran en el mercado local. Normalmente estas plantas son de corta edad, trasportadas a raíz desnuda y provienen a veces de productores de dudosa procedencia.

Muchas de estas páginas web no tienen identificado su país de procedencia y su número de registro autorizado por las autoridades agrarias locales y su pasaporte fitosanitario. Y como hemos visto antes, poquísimas están autorizadas para comercializar especies incluidas en el CITES apéndice I.

En cuanto a rarezas, también debemos de hablar de muchas formas producidas por un fenómeno llamado “teratopia” que da lugar a alteraciones únicas y exclusivas respecto a la especie original. Estamos hablando de mutaciones que dan lugar a formas crestadas, variegadas o sin espinas. Cada ejemplar es único y se convierte en un ambiciado trofeo para coleccionistas, alcanzando precios mucho mas elevados que sus formas originales.


2. Rapidez de crecimiento.



Otro factor que influye notablemente en el precio y valor final de los cactus y otras plantas suculentas es la velocidad de crecimiento hasta obtener plantas disponibles para su comercialización.

Los cactus en general crecen mucho más lentamente que las otras plantas suculentas. Además, su método de propagación más utilizado, como es a partir de semilla es un proceso largo, donde la obtención de una pequeña plántula que pueda comercializarse en maceta de diámetro 5 cm, por ejemplo, puede tardar unos dos años de media.
 
 
A menor velocidad de crecimiento, más altos son los precios en el mercado. No hace falta explicar el por qué, pues es obvio que un vivero productor necesita menos inversión en tiempo e insumos para desarrollar plantas de rápido crecimiento.

Asi por ejemplo, son muchos los coleccionistas que buscar tener un Saguaro en sus manos, pero esta especie (Carnegia gigantea) cuando se propaga por semillas en Europa puede tardar tanto en tener un tamaño aceptable para ser identificado como tal, que los precios se acaban disparando, ya que su oferta esta muy limitada.


3. Tamaño y Edad



Muchos somos los que hemos dicho al menos en alguna ocasión: “lo compro pequeñito porque me gusta verlo crecer”. Y en verdad se nos han puesto los dientes largos cuando hemos visto ese mismo ejemplar con mayor tamaño, pero nuestro bolsillo no ha podido permitírselo en ese momento.

Lo cactus y suculentas que se ofrecen en el mercado en formato de pequeño tamaño en maceta de 5 a 8 cm muchas veces no han mostrado los caracteres morfológicos definitivos de estas plantas cuando alcanzan la madurez. Espinaciones, floración e incluso la forma definitiva no se conoce hasta que estas especies no alcanzan los 5-6 años.
 
 
Un pequeño cactus globular puede convertirse en un cactus columnar con 3-4 años de crecimiento.
Lo ideal sería poder tener expuesto por los viveristas la misma especie en diferentes formatos de tamaño con sus edades correspondientes para que el comprador pudiera juzgar si le merece la pena esperar unos cuantos años más o puede permitirse un desembolso mayor y tener esa pieza única que pueda disfrutar ahora mismo y no solo sus nietos en un futuro…


4. Identificación y etiquetado



No es lo mismo comprar una planta que se llama “cactus mix”, que una con nombre y apellidos y que viene etiquetada e identificada con el número de registro fitosanitario del productor y las condiciones de cultivo.

Hablamos de la diferencia de comprar un producto genérico a un producto con marca.
 
 
Cada cactus o planta suculenta, puede necesitar diferentes condiciones para su desarrollo óptimo y por eso es fundamental conocer lo que estamos comprando.
Si en los productos alimentarios la legislación obliga a un etiquetado claro donde el consumidor conozca las características del producto, en el mercado de planta ornamental y sobre todo en el segmento de productores de cactus, muy pocos son los que tienen correctamente identificada y etiquetada cada planta.
Afortunadamente, esto está cambiando desde que en España siguiendo la Directiva Europea de Sanidad vegetal se ha publicado el nuevo Reglamento de Sanidad VEGETAL del 14 de diciembre del 2019. En los capitulos V y VI de dicho reglamento, se garantizan que todas las plantas que se comercialicen deberán llevar su nombre y su pasaporte fitosanitario etiquetado en la planta junto con el numero de operador profesional del vivero productor/comercializador.

Así lo que antes se encontraba en los foros y grupos de coleccionistas con cientos de fotos de plantas recién compradas, que buscaban desesperádamente la ayuda para saber qué es. “Id, por favor” dejará de ser frecuente en grupos de redes sociales en un futuro.


Y aunque algunas especies son mas fáciles de identificas solo por la imagen, muchas especies necesitan de la labor de expertos cultivadores que en función de otros caracteres no tan visibles en simples fotos como pueden ser las floraciones, tipo de raíz, recuento minucioso de costillas o de espinas en cada areola, para ser capaces de ponerle el nombre completo a cada planta.

Está claro que los viveristas que hacen el esfuerzo de ofrecer al comprador final una planta perfectamente presentada e identificada y cumplen la ley con su pasaporte fitosanitario en vigor, le están dando más valor a cada ejemplar. Pero debemos de estar dispuestos a pagar un precio más alto por este servicio y ahorro de esfuerzo que nos ofrecen.
 

5. Producción a escala industrial.



Para satisfacer la gran demanda de cactus y suculentas a nivel mundial, han proliferado en los últimos años grandes productores en zonas de clima privilegiado que se encargan de exportar millones de macetas a todo el mundo.

Esta producción a escala industrial esta semiautomatizada, y necesita claramente acortar los tiempos de crecimiento. Para ello suelen utilizarse macetas tradicionales redondas, sustratos inertes, tipo fibra de coco, nutrición por fertirriego y un montón de tratamientos fitosanitarios a nivel preventivo.

Las especies producidas a nivel industrial son aquellas de fácil cultivo, o aquellas que son más fáciles o precoces de hacerlas florecer. Y muchas veces se limitan a un centenar de especies que son las que suelen demandar los centros de jardinería generalistas o centros de distribución no especialistas en este tipo de plantas.

El objetivo de estos productores es engordar plantas que luzcan hermosas en el menor tiempo posible.

Estas plantas así producidas, esta claro que alcanzan el mercado con precios más bajos y competitivos. Son plantas que podemos encontrar a veces en grandes superficies y expuestas en lugares no acondicionados para seguir desarrollándose adecuadamente.

La falta de una buena iluminación y no poder seguir cuidándolas del mismo modo que han hecho en los invernaderos de producción, al final trae un deterioro evidente si estas plantas no tienen gran rotación en el punto de venta. Se puede ver debilitamiento y crecimiento anómalos, pues han pasado “del cielo al infierno”.

Si nadie nos advierte de esto, cuando llegan a casa, si no sabemos que hacer con ellas son muy susceptibles de acabar muriendo.
 
file-2-1-300x300
 

6. Viveros y productores clandestinos.



La proliferación de aficionados al cultivo de cactus y suculentas ha hecho pensar que cualquiera puede montar un semillero y una producción casera a espaldas de las autoridades agrarias locales. Y por esta razón se pueden encontrar cactus y suculentas ofertadas para venta online de productores no autorizados ni registrados por el Ministerio de Agricultura en España.

Y aunque se cumpla una producción artesanal y verdaderamente provenga de manos expertas, estas plantas vendidas ilegalmente a precios más bajos que las de los productores autorizados por la legislación sectorial, no cumplen con los requisitos de control de la producción y sanidad vegetal que debe de tener toda planta ornamental en España.

Para obtener y mantener activo el pasaporte fitosanitario, un vivero legalizado debe someterse a la declaración anual de planta producida y vendida a la Consejería de Agricultura o Asuntos agrarios de la Comunidad Autónoma a la que se pertenezca y recibir la pertinente inspección de Sanidad vegetal anualmente. Y está obligado a facturar con su número de operador profesional del Ministerio de Agricultura y a declarar todas las operaciones al Ministerio de Hacienda.

Pensemos que cuando compramos cactus y otras plantas suculentas a productores no homologados por las autoridades agrarias, estamos desincentivando la inversión y el desarrollo que los viveristas legales realizan para cumplir con los más altos estándares de calidad de planta.
 
 

REFLEXIÓN FINAL



Es difícil comparar cactus, suculentas y otras plantas xerofíticas solamente por su precio en el mercado y decir si son baratas o caras.

Estas plantas no son como las lechugas o las plantas de flor anuales, que son producidas y alcanzan el mercado del consumidor final en dos meses escasos. Detrás de una maceta con un cactus hay bastante más tiempo. A veces muuuucho más. Y ese tiempo es difícil de valorar.

Con más de 10.000 especies disponibles entre cactus y otras suculentas hay plantas de todo tipo: raras y normalitas, enanas y gigantes, jóvenes y maduras, anónimas y acreditadas, industriales y artesanas y, por último, las hay homologadas y clandestinas.


Para todos los gustos, bolsillos, espacios y necesidades.


Mucho donde escoger. Pero hay que hacerlo con conocimiento de lo que se elige para cultivar en casa o en el jardín y así poder ponerle VALOR a cada compra que se haga.

Mercedes Garcia
Farmacéutica e Ingeniera Agrónoma.
Fundadora de Desert CITY